Escribo este artículo sentada en la mesa de un bar de viejos sin nombre – no te ofendas al leer la palabra viejos, todos lo seremos con un poco de suerte – de Sada, un pueblo de veraneo cerca de A Coruña. Carolina es la camarera venezolana más maravillosa del mundo, hemos compartido un montón de historias entre café-artículo-café. Me fascina encontrar estos rincones en los que me siento a gusto, escoger mi mesa favorita del bar y poder interactuar con la gente que pasa por aquí: un señor que cuenta siempre las novedades del pueblo, la mujer que se queja de sus cinco hernias, el jovenzuelo con problemas de desamor y una abuela que le explica a sus nietos que Dios está por encima de todas las cosas. Hay una mezcla tan simpática que no dejo de volver una y otra vez.

Este párrafo de mi cotidianidad de bares, sirve. Me siento, estoy a lo mío y me relaciono siempre que me apetece. Hay veces que no hablo con nadie y otras que tengo que hacerlo. Depende del día, de mi humor e incluso del tiempo. Cuando viajo, es igual.

NO TODOS BUSCAMOS LO MISMO

Todos viajamos de una forma distinta, no hace falta que te relaciones si no quieres. Me acuerdo de Carla, que me decía que ella simplemente quería disfrutar de Nueva York con sus amigas. 

Hasta puede influir el momento personal en el que te encuentres o el tipo de país que visitas. Puedes llegar a Arabia Saudí toda desconfiada y preferir mantener las distancias por desconocimiento. Puedes llegar a Francia y relacionarte con todos los parisinos bien a gusto. 

En mi caso viajo sola y es la parte más importante de mis viajes, lo que busco. Me llena de experiencias y siento que le da el toque especial a todo. Para mí conocer un país de la mano de su gente, es la manera más auténtica. Escucharás a unos cuantos viajeros hablar de la importancia de juntarse a los locales, buscamos lo que no se puede conseguir ni por agencias ni devorando guías de viaje.

¿Y CÓMO CONSIGO ESTAS EXPERIENCIAS?

“A mí no me pasan esas cosas”.

No hay una fórmula mágica para conseguirlo, pero voy a intentar detallar todo lo que se me pasa por la cabeza cuando aparece esa pregunta del enunciado en mi bandeja de entrada.

Ten en cuenta que yo me he enseñado a ser sociable porque me gusta mucho lo que vivo al serlo, antes no lo era y también era feliz viajando. Siento cierta libertad al ver a un hombre sentado en una calle de la India y poder hablarle para curiosear, si no quiere ya no molesto.

No es que necesites ser la persona más sociable del mundo, pero sí necesitas estar abierto a los demás. Si te muestras de esta manera, la gente se va a acercar a ti. Vas a vivir experiencias inolvidables, lánzate a conocer a esas personas. Además si viajas sola o solo, la gente se va a acercar muchísimo más a ti.

He ido a bodas en Pakistán, convivido con familias musulmanas muy conservadoras y disfrutado de fines de semana al igual que lo hacen los saudís. Digamos que la parte del contacto local es un mundo aparte de historias además del viaje en sí. Muy importante: no en todos los países es igual de fácil. Viajo por países poco turísticos en los que a la gente le fascina verme y hacer planes conmigo – en Cuba la gran mayoría se acercaban para sacarme el dinero -.

Las mejores experiencias con locales las he conseguido en Pakistán y en Irán, por cierto la gente más hospitalaria y dulce del mundo. Entrevisté a Shadan, una chica iraní a la que conocí en el patio de una mezquita y con la que pasé los momentos más especiales del viaje. Seguimos siendo grandes amigas y siempre estamos ahí la una para la otra ¡quién lo diría! Es muy bonito tener el corazón repartido por el mundo de esta manera.

Es tan simple como abrir el pico. Pierde el miedo a hablarle a los desconocidos, muéstrate como eres y déjate llevar, ¿qué es lo peor que puede pasar?

Si haces dedo, haces acampada libre o te alojas con gente local: ya lo tienes, es automático ese contacto. En el caso de viajar de otra forma, prueba a utilizar couchsurfing; o cualquier otra aplicación para viajeros de intercambio cultural. Puedes alojarte con locales y si no te convence, simplemente queda con ellos u organiza excursiones. También hay un montón de grupos de Facebook para viajeros, e incluso puedes juntarte con otra gente para viajar de antemano. Meet up también me suena como una aplicación buena para hacer planes viajeros, la utilicé una vez pero me fui en velero con ocho desconocidos por la costa inglesa.

Saca tu sonrisa a pasear, esto es mucho más fácil de lo que parece. A veces con un simple hola puede surgir una invitación a una conversación.

¡Lánzate!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios:

2 comentarios en “¿Cómo entrar en contacto con la gente local del país que visitas?


12 de junio de 2020

Interesante post, al final es guardar la desconfianza en un bolsillo y animarse a vivir las experiencia. Tomo nota, muchas gracias. Me muero por viajar sin destino 😉

    Leti Lagarda
    14 de junio de 2020

    Guardar esa desconfianza es lo más importante. Te deseo un viaje largo y sin planes 🙂