No había escuchado hablar de Gdansk hasta esta segunda vez que he aterrizado en Polonia y no me lo puedo creer, para mí Gdansk es una ciudad muy digna de estar en el pódium junto a Cracovia y Varsovia. No te pierdas este post sobre lo esencial de Cracovia.

En esta ciudad desemboca el Vístula, el río más importante de Polonia. Gracias a esta desembocadura, el comercio de la zona ha sido siempre muy importante para el país.

La posición de Gdansk en el Báltico y sus oportunidades comerciales, han conseguido que numerosos inmigrantes se hayan ido asentando en la ciudad, regalándole un toque multicultural que me encanta. Es una ciudad de energía muy positiva y llena de vida. 

Por desgracia, la historia llevó a Gdansk a una posición muy complicada y sufrida: llegó a ser totalmente destruida en la Segunda Guerra Mundial y atravesó muchísimos bandos y calamidades.

En esta ciudad surgió el movimiento que inició el desmantelamiento del sistema comunista al este del Telón de Acero.

Los comerciantes y trabajadores de las fábricas de la zona, pidieron crear un Sindicato Autónomo Independiente que tomó el nombre de Solidaridad. En la ciudad podréis visitar el Centro Europeo de Solidaridad y observar su curioso monumento.

El sistema comunista empezó a quebrantarse en los astilleros de Gdansk, Lech Walesa estando a la cabeza de las huelgas. Estoy segura de que oiréis hablar de esta persona y os acercaréis más a la historia de la ciudad.

¿QUÉ HACER EN LA CIUDAD DE GDANSK?

Dluga Targ
Dluga Targ Street

Es la arteria principal de la ciudad. Calle comercial por excelencia, de fachadas espectaculares – bueno, todas lo son aquí en Gdansk – y monumentos reconocidos como la fuente de Neptuno y la Golden Gate. Te aconsejo conocer esta calle en diferentes momentos del día, es una pasada ver como va cambiando el ambiente.

Motlawa river

Es el paseo más típico de Gdansk, si caminas por la calle Dluga Targ vas a llegar hasta aquí sin ninguna opción a perderte.

Se caracteriza por los bonitos edificios plagados de restaurantes a la orilla del río y la gran grúa medieval, que es protagonista. Veréis que desde aquí parten muchos barcos que hacen excursiones a la zona del Báltico, hablo de esto más abajo.

Basílica de Santa María

Merece mucho la pena pagar la entrada para subir a sus tejados. Son cuatrocientas escaleras de sufrimiento y 10PLN – subí hace tres días y sigo sin sentir las piernas -. La basílica es preciosa por dentro, si no quieres visitar sus campanas, merece mucho tu atención también.

Si sufres de vértigo vas a pasarlo un poco mal con la subida, pero nada demasiado fastidioso. Las vistas merecen mucho la pena, es ideal para darte cuenta del tamaño de la pintoresca ciudad y lo bonitas que son sus casas apiñadas.

Vistas desde la Basílica de Santa María
Free Walking Tour

En Polonia he hecho todos los tours con Walkative Free Tour, así que te recomiendo esta empresa para conocer Gdansk a fondo, de la mano de un buen guía.

No te olvides de que los free tours no son gratis, la idea es que pagues lo que tú consideres al terminar. Tienes que ser justo con su trabajo.

Museo de la Segunda Guerra Mundial

Tengo que reconocer que detesto los museos y no suelo ni fijarme en ellos, pero me han recomendado muchísimo visitar este, lo han descrito como espectacular muchas personas. Por desgracia quise ir en mi último día en la ciudad y me pasó lo habitual: cerrado los lunes.

Zaspa murals

He visto demasiados murales alucinantes por el mundo y no me suelen impresionar, pero si eres un fanático de los murales aquí te dejo esta recomendación. Están algo alejados del centro de la ciudad, pero estoy segura de que merece la pena si te interesa este tipo de arte.

Oliwa park

El parque por excelencia de la ciudad – detesto visitar parques cuando viajo, también -. Entre murales, parques y museos, me estoy quedando a gusto. Para gustos, colores.

Castillo de Malbork

Reconozco que no he ido a visitarlo por falta de tiempo, pero tengo entendido que es el castillo más impresionante de toda Polonia.

Mira los horarios online de los trenes y del castillo, desde la estación principal de Gdansk no tardarás más de una hora en llegar.

VISITA LA COSTA BÁLTICA – SOPOT

Yo cogí el tram 8 – son los trenes que circulan por la ciudad y para mí siempre tienen un toque futurístico – para acercarme al área de Sopot y pasé la tarde caminando. El tram me dejó a unos dos kilómetros del centro de Sopot, pero el camino hasta la zona más concurrida era el paseo marítimo de la costa báltica.

Sopot es un pueblo repleto de hoteles, tiendas de souvenirs y heladerías. Destino vacacional para polacos sobretodo, me parece que tiene un encanto especial. La entrada al muelle es de pago, pero las vistas desde la playa merecen la pena incluso más que pasear por el propio muelle de madera.

Puedes ir en tren regional que sale desde la estación de trenes principal también, o en una de las rutas en barco. La compañía Zegluga hace rutas diarias a los puntos clave de la costa báltica: Sopot, Hel y Gdynia.

No tuve el placer de conocer Hel y Gdynia, pero espero visitarlas en mi próxim visita a la ciudad.

Playa de Sopot

ALOJAMIENTO

Recomiendo mucho el SlowGate Hostel, muy cercano al centro y en la zona de Gdansk que más me gusta para disfrutar de su gastronomía y tranquilidad.

El hostel tiene habitaciones privadas y compartidas, no te pierdas este post sobre cómo elegir el mejor hostel. El dueño del hostal es maravilloso, y prepara unos desayunos de escándalo. 

RESTAURANTES

Nie/Miesny

No está exactamente en el centro de la ciudad, pero a diez minutos. Lo bueno de Gdansk es que no es muy grande, te va a costar poco caminar este kilómetro extra para llegar al restaurante favorito de muchos polacos. El ambiente de este restaurante es local, pocos turistas conocen este rincón tan sabroso.

La comida es espectacular, no dejes de probar el hummus y el falafel en la forma que más te apetezca – las falafel wraps estaban exquisitas -. Las tartas también merecen tu atención, creo que tienen alguna opción vegana.

Laka Bar

Está muy cerca del restaurante anterior. Como veis, es una zona que me ha encantado.

Este restaurante es precioso por dentro y la comida está para chuparse los dedos, probé un plato israelí con cuscús y salí encantada – ah, y el helado con galleta -. Es un espacio grande y tranquilo, perfecto si trabajas online. Justo al lado está la cafetería Publich, por si te apetece cambiar a un ambiente más cafetero en mitad de la tarde.

Laka Bar
Pierogarnia Mandu

Si quieres disfrutar de los clásicos pierogis, este es tu sitio en el centro de Gdansk. Es el sitio más famoso de la ciudad para saborear pierogis deliciosos con el relleno que elijas. Acompáñalos con una buena cerveza polaca y disfruta de los paseos con el estómago contento.

CAFETERÍAS

Todas las que menciono a continuación están localizadas en las calles del centro. Me ha parecido que en esta ciudad las cafeterías tienen un estilo y ambiente exquisitos.

Len 52

Mi favorita sin duda. Tiene una terraza preciosa, pero no dejes de visitar el interior tan bonito que han preparado. Esto ya dependerá de la época en la que estés visitando Polonia, pero las temperaturas en el país siempre consiguen que un buen café siente bien a media mañana, entre visita y visita.

Len 52
W Starym Kadrze

Otra cafetería con encanto en el centro. Lo peculiar de esta es que por las tardes hay sesión de cine, para quien le apetezca un plan diferente. Mira bien los horarios antes de ir, he visitado la ciudad en plena pandemia y con el ambiente enrarecido.

Perro Negro Kaffe

Un café del Himalaya calentito para empezar el día en la ciudad. Lo que más me gustó de este local es el deje latino en sus cuadros y su música. Eso sí, leste sitio solo vale la pena para un café – ni se te ocurra comer esos sandwiches del infierno -.

COMPRAS

El ámbar es lo más característico que te puedes llevar de esta ciudad. En forma de colgantes, pulseras, anillos y mil formas más.

Supuestamente en la península de Hel y en las playas del Golfo de Gdansk, pueden aparecer pedazos de ámbar en la arena cuando hay oleaje.

En la calle Mariacka vas a encontrar un montonazo de puestos con joyería hecha con ámbar. Si lo tuyo no es hacerte con una pieza del Oro del Báltico, te aconsejo visitar esta calle tan preciosa igualmente; tiene unas bonitas vistas a la Basílica de Santa María al fondo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *