Aterricé en Cracovia en plena pandemia y justo antes de que prohibiesen volar desde una larga lista de países. No te imaginas lo que fue la odisea de volver a viajar tras los peores momentos pandémicos. Me considero una afortunada al haber aterrizado aquí, es una ciudad que me está volviendo loca hasta el punto de sentirme incapaz de irme a conocer el resto del país.

Cracovia es visita obligada en tu viaje a Polonia y te pido que le dediques por lo menos tres días. Además de disfrutar de su exquisita comida y rincones, vas a entender el nazismo y el comunismo que marcan todavía a día de hoy el carácter de la ciudad.

Te recomiendo los free tours de explorers, son guías locales muy profesionales que te explicarán todo aquello que necesitas saber sobre Cracovia. Yo hice el tour por el barrio judío y me sirvió de mucho para entender el contexto de lo que pasó en Auschwitz.

Supongo que vas a visitar Auschwitz y te recomiendo mucho que lo hagas por libre, siempre contratando con antelación a un guía oficial del campo de concentración en su web. La compañía de autobuses que cogí fue la de Lajkonik, con parada justo en la entrada del museo y a precio muy económico. Frecuencia considerable, mira bien los horarios antes, sobre todo si es temporada turística alta. Es una visita obligada. Se la recomendaría a toda persona, en serio.

Por el resto, aquí sigo disfrutando de Cracovia. Fascinándome con cada librería o cafetería que encuentro. Este es un post que resume todos esos rincones que considero especiales en la ciudad. Para cosas que ver en la ciudad y otros planes, no te pierdas este artículo sobre 25 cosas que hacer en Cracovia. 

CAFETERÍAS

Camelot

Es de lo más bonito que he visto en la ciudad, y sin duda la mejor cafetería. Además de ser preciosa por dentro, tiene una terraza interior encantadora. Una cafetería histórica, la cual pasó de ser un burdel muy conocido a un escenario para artistas. Con semejante historia yo no he dudado ni un segundo en parar aquí a pasar el rato con un café. Vas a alucinar con la mesa que está justo en la ventana, de ensueño. Además, tiene buenos desayunos a precios muy polacos.

Café Lisboa

Me encanta el ambiente de este pedacito de calle, lleno de cafeterías bonitas. Café Lisboa me traslada a Portugal aun estando en una acera Polaca. Perfecta si te apetece una bebida caliente y un pastel de nata.

Koleczko

Es un rincón muy pequeño pero muy agradable. Los chicos que la gestionan me parecieron majísimos y además tanto el té como la tarta de queso “classic” están muy buenos. El polaco que me atendió me confesó haber sido robado en España unas tres veces en las mismas vacaciones – por favor españoles, vayamos a su cafetería a tomar algo en señal de lo siento -.

RESTAURANTES

Pod Filarkami

Es un milk bar y no te puedes ir de Cracovia sin pisar uno. Estos restaurantes tan famosos de la época comunista ,tienen unos precios muy baratos (4-5€ y sales rodando) y es algo así como si una abuelita polaca estuviese cocinando detrás del mostrador. No suelen estar los menús en inglés, pero todos tenemos un aparato que traduce en nuestros bolsillos a día de hoy. Yo probé el Gulasz y me quedé encantada.

Veganic

Mi restaurante favorito. Para veganos, vegetarianos y gente a la que le guste el buen comer. El local es una auténtica pasada, en especial la zona de la terraza. Recomiendo un montón la lasaña y el tiramisú, acompañando la comida de un buen zumo natural. Tiene una terraza preciosa y un ambiente muy tranquilo, estoy segura de que te va a gustar.

Pierogarnia Krakowiacy

Aterrizarás en Polonia y tardarás menos de veinticuatro horas en escuchar la palabra pierogi. Son sus momos nepalís o sus dumplings chinos. Rellenos de todo tipo de condimentos, este es el lugar clave para disfrutar de los mejores en Cracovia.

Tengo que ser sincera y decir que el local no me gustó un carajo, parece una feria polaca andante. Ahora, los pierogis están para morirse. No sé cuales recomendarte porque esto es a gusto del consumidor, pero sí que no te recomiendo los de repollo, salvo que seas un amante de esta verdura – menos mal que iba con otra gente y pude intercambiar -.

ALOJAMIENTO

Dizzy Daisy Hostel

Hay un montonazo de hostels en la ciudad que rondan el mismo precio, aunque yo me quedo con este sin dudarlo. Es de los más económicos en el momento de escribir y tiene la mejor cocina y sala de estar que he visto en un hostel. Justo en el centro de la ciudad y a cinco minutos caminando del casco antiguo.

Couchsurfing

Es una buenísima opción utilizar esta app para alojarte en casa de alguien local y así conocer la ciudad de la mano de un polaco o polaca. Yo me quedé con un hombre encantador y disfruté mucho conociendo la cotidianidad de su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *