Llegué a Arabia en un arrebato de locura después de estar viajando por Pakistán dos meses. Viajaba con Dani, una chica alemana que había conocido en la parte de atrás de un coche en ese mismo país. Se nos juntaron las ganas de explorar lo inexplorado, con un sistema de visados online demasiado fácil.

Entonces, ¿cómo planeas un viaje por un país del que no se sabe nada y además tiene poca infraestructura turística? Con la poca información que teníamos, decidimos que alquilar un coche iba a ser la mejor opción. Resultó toda una aventura de viaje durante dos semanas, incluso con estancias varias en los asientos del coche sujetando puertas con un par de libros sagrados. Supuso pinchar las cuatro bonitas ruedas del coche y unas cuantas multas de tráfico. Toda una aventura, vamos.

¿CÓMO ALQUILAR UN COCHE?

Se supone que necesitas un permiso internacional de conducir. Ahora aquí esto va a depender (si es que no tienes uno, como nosotras) de tu maña para jugar con las palabras y tener la suerte de encontrar una empresa que no sea muy exigente. En nuestro caso, los hombres de Enterprise Riyadh, se pusieron lo suficientemente contentos al ver nuestras licencias española y alemana. Tengo que reconocer que no comparamos demasiado con otras empresas, pero la experiencia fue muy buena.

El precio de nuestro coche creo recordar que rondaba los 32€ diarios a dividir entre dos personas. Sobre el tipo de coche te van a asesorar en la agencia, pero piensa que estás en la grandísima Arabia de infinitos desiertos y millones de rocas semi-voladoras deseando estrellarse contra tus cristales. Coge un buen coche, asegúralo bien y dale caña a esos miles de kilómetros.

LOS PAISAJES

Igual soy un poco atrevida por llamarla la Ruta 66 de Oriente Medio. Me enamoré de sus rectas por el desierto y de sus paisajes increíbles. Si a todo esto le añadimos la libertad de poder acampar en cualquier esquina mientras haces la ruta, placer. Esto no viene a cuento en este post, pero en caso de comprar una tienda de campaña: sigue siendo Arabia y hay vientos del desierto muy desgraciados.

Daba gusto parar en los puestos de té y alimentos varios de carretera para recuperar fuerzas. La libertad e independencia que sentimos en ese país con el coche nos cambió mucho la experiencia.

CONDUCIR EN ARABIA SIENDO MUJER

Las mujeres no pudieron conducir en Arabia Saudí hasta el 24 Junio 2018. Falta mucho por hacer en cuanto a derechos de la mujer, pero es algo. Todavía se siguen viendo a pocas, sobretodo fuera de las ciudades principales. Es una rareza encontrarlas, pero espero que poco a poco vaya cambiando. Me alegra haber sido una de las primeras viajeras en visitar el país en coche (y viajeras independientes en general), me alegra haberles guiñado un ojo a ellas.

Me daba un poco de respeto la idea, pues no sabía cual iba a ser la reacción de esos hombres al ver a dos mujeres conduciendo de viaje por su país. Muchísimas miradas de asombro y momentazos simpáticos es lo que nos encontramos la mayor parte del tiempo. Lo único un poco pesado: un coche acosador que nos perseguía para grabarnos en vídeo -muy bien chico- durante una media hora aproximada.

LOS VERDADEROS PELIGROS

LA CONDUCCIÓN DE LOS ÁRABES

La madre que los parió. Sentí que moría unas 500 veces. Sentí que me quedaba sin respiración otras tantas. Pero sobrevivimos. No sé si tenía más presión la copiloto o la que pilotaba en el momento. Este miedo extremo lo vas a sentir en las ciudades, ya en las carreteras del desierto cambia mucho y te puedes relajar con la música (lo nuestro era Enrique Iglesias en un acuerdo españo-alemán). Muchísima atención y ya te adelanto que no te queda otra que aprender a conducir como ellos. Porque conducen diferente y los adelantamientos a golpe de muerte son su fuerte.

LOS BADENES

Otra. Pero esas montañas de carretera dignas del Himalaya, ¿qué son? Son totalmente negros y las carreteras no tienen luz en muchísimos tramos. Haz las cuentas después de recorrer más de 1000Km. Lo que decía, cuatro ruedas besando el suelo a nuestra llegada a Riyadh para devolver el coche – menos mal que el seguro cubría – .

LAS MULTAS DE TRÁFICO

Cuidado con la velocidad, apréndete esos números árabes de las señales. A nosotras nos multaron un par de veces cerca de la Meca por velocidad supuestamente, pero la verdad es que nos chirría bastante aun a día de hoy. Las multas nos llegaron por contacto de Enterprise algunos días después de abandonar el país y las pagamos para no complicarnos la vida. Hay una web del país que te informa en directo si te han cascado algún regalito de estos.

MECA

Los no musulmanes no podemos acceder ni a Meca ni a Medina – dolor del corazón – . Busca carreteras que no atraviesen estas ciudades (google maps no informa de esto). Nosotras metimos la pata lo más grande y llegamos al control policial de entrada, por suerte la policía amable del país nos ayudó y nos puso en rumbo correcto (pero que sudores). Por suerte no se lió – y esto da para otra historia –  la del puerto de ferries en la que nos equivocamos de zona y se nos echó casi el ejército encima.

En serio, te va a encantar. Probablemente el país invierta en transporte público próximamente, pero la opción de recorrer estas carreteras por libre, sigue siendo muy de valorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios:

2 comentarios en “¿Por qué Arabia Saudí va a convertirse en la próxima Ruta 66?


Betty
26 de agosto de 2020

Gracias por ayudarnos a conocer Arabia a través de los ojos de una mujer, ese sigue siendo mi sueño, tal vez algún día pueda visitarlo ahora en plena pandemia no podría. Un abrazo desde San Juan Argentina

    Leti Lagarda
    30 de agosto de 2020

    Pues ojalá conozcas el país algún día. Desde luego yo lo conocí en un momento de muchos cambios y fue muy pero que muy interesante. Me encantaría que me contaras sobre tu experiencia si algún día visitas Arabia. Un abrazo desde el aeropuerto de Porto, Portugal.