Saliendo un poco del circuito estrella de las islas griegas, aquí vengo a presentaros mis rincones favoritos de las islas de Paros y Antiparos.

No puedo recomendarlas más si lo que buscas es alejarte del turismo masivo que aterrizó en Grecia hace ya unos cuantos años. Que conste que he visitado estas islas en el mes de noviembre y en el año del coronavirus – no había realmente nadie, alucinante -.

Eso sí, aquí viven unos cuantos extranjeros; a destacar los nacionales de Israel y Austria.

PAROS

En un día ves Paros siempre y cuando alquiles un coche, pero si tienes un par de días vas a disfrutar mucho más de la isla. 

Paros es la isla más grande de las dos que te voy a describir, más abajo os hablo de la segunda protagonista.

Tiene también un aeropuerto que merece la pena mirar, me cuentan que en muchos momentos del año volar puede salir más económico que el ferry.

Vamos allá, recorriendo la isla en el sentido de las agujas del reloj.

Parikia

Este es el pueblo principal al que vas a llegar con el ferry desde Piraeus o desde cualquiera de las otras islas del Egeo.

Parikia es un pueblo tradicional precioso – nunca se si llamar a esto pueblos o pequeñas ciudades – me encantó recorrer sus calles más allá de la calle comercial.

Parikia

Este es el sitio clave para planificar tus días en la isla: ruta, alquiler de vehículo y planes varios.

Alquilé un Chevrolet verde muy simpático a precio de risa – repito: pandemia – y recorrí la isla muy felizmente.

Naoussa

Es el pueblo más encantador de Paros, sin rodeos. Es precioso y muy turístico, pero mantiene su originalidad. Puedo asegurar que no he dejado de abrir la boca por sus calles y descubrir todos esos callejones que acaban en el mar.

Naousa

Para una buena comida o cena, Naoussa es el lugar perfecto. Es uno de los pueblos pesqueros más encantadores que conozco.

Playa de Kalogeros

¿Es nudista o no?

Tú me lo dirás cuando la visites, en mis momentos en la arena lo era. Tengo entendido que es una playa conocida, así que en tiempos normales me puedo imaginar un centenar de coches de alquiler aparcados.

Playa de Kalogeros

Me parece una playa salvaje y preciosa. Lo que tienes que tener muy en cuenta es que la marea sube locamente en cualquier momento y la línea de arena es muy estrecha.

Playa de Farangas

La vi desde un acantilado cercano porque no encontré el acceso. Triste pero cierto.

Desde la lejanía me pareció una playa preciosa, espero que no os la encontréis llena de sombrillas y pieles enrojecidas el próximo verano.

Interior de Paros: Lefkes, Prodromos, Marmara y Marpissa

No os podéis perder el interior de Paros. Venir a las islas griegas y no conocer estas calles típicas de película no tiene perdón.

Si hay un imprescindible entre estos cuatro, este es Lefkes. Elijo este pueblo porque es el que me da más la impresión de tener más vida y ser más grande.

Lefkes

Estuve paseando anonadada por todos estos pueblos típicos encantadores y hasta me los confundo ahora mismo. De verdad que recomiendo todos los que menciono en el enunciado.

Isla de Antiparos

Para llegar a la isla de Antíparos tenéis que coger un ferry en el puerto de Pounta, al Este de Paros.

El ferry cuesta unos siete euros si llevas el coche – no vayas sin coche porque el pueblo principal es mucho menos precioso que cualquiera de los de Paros – y tiene una duración de ocho minutos.

Lo que me gustó de este ferry es que el ambiente es muy local y de trabajadores, perfecto para ver un buen ejemplo de la vida entre islas.

Este de Antiparos

Desde mi más humilde opinión, creo que merece muchísimo la pena. No tiene nada que ver con Paros, mucho más pequeña y salvaje.

Si Paros se ve en un día, Antiparos en media mañana. Prepárate para la mitad de las carreteras sin asfaltar y una gran cantidad de playas salvajes.

Bajé por el Este de la Isla para dar la vuelta, una vez más, en el sentido de las agujas del reloj.

Faneromeni

Lo primero que creo que merece bastante la pena es la playa de Soros, perfecta para un chapuzón. Después de esta playa se pueden encontrar muchas otras encantadoras.

No creo que sea una isla que se tenga que planificar demasiado, en veinte minutos la cruzas por todas partes. Déjate llevar.

Agios Georgios

Aconsejo seguir bajando la costa poco a poco hasta llegar a la punta Sur: Faneromeni. Lo mejor es dejar el coche en un punto intermedio y bajar caminando a cada una de las pequeñas playas de la zona.

Agios Giorgios está al Este de la isla y disfruté muchísimo de esta parte porque las vistas al islote de enfrente son preciosas. Hay una pequeña iglesia con una playa idílicas.

También me encontré con varias familias recogiendo olivas en sus huertos. Me pareció un lugar encantador Antiparos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *