Puede que esta sea mi parte favorita de la costa coruñesa, así que voy a ponerle todas las ganas que se merece. Por esta zona, escucharéis hablar do Camiño dos Faros, una ruta que une Malpica con Finisterre por la costa. Esta ruta pasa por los lugares más importantes de la Costa da Morte, aquí tenéis más información. Si quieres conocer otras zonas de Coruña, mira esta ruta por la Costa Ártabra y esta otra ruta desde Pobra do Caramiñal hasta Cabo Touriñán.

Dos días de ruta en coche es lo que le vamos a dedicar a este pedazo de costa galega. ¡Prepárate para respirar! ¡Prepárate para salir volando!

MUXÍA

Arrancamos ruta en el Santuario da Virxe da Barca. La romería de la Barca está reconocida como de Interés Turístico Nacional, recibiendo miles de visitantes en el mes de septiembre de cada año. Os dejo que investiguéis por vuestra cuenta todo el misticismo de las piedras rodean a esta capilla, entre ellas la famosa Piedra de Abalar.

Santuario da Virxe da Barca

No nos detenemos mucho en Muxía porque generalmente los pueblos gallegos no tienen construcciones bonitas – cada persona suele hacer con su casa lo que le parece – y con un café o una vuelta rápida suele llegar. Lo que sí me gusta mucho de Muxía son sus vistas a toda la costa de Camariñas y sus playas. Me parece preciosa la cala de Praia Vilaverde, de las mejores de la zona.

CAMARIÑAS

Siguiendo la costa desde Muxía por la carretera de monte y antes de llegar a Ponte do Porto, resalta a la vista el pazo de Cereixo. Es propiedad privada pero merece la pena un paseo por sus alrededores. Pasando las preciosas vistas de Ponte do Porto por la ría, paramos en el merendero Xaviña. Recomiendo seguir esa carretera sin asfaltar para encontrarte cosas como la Praia Areiña Branca y unas vistas a la ría de escándalo antes de llegar a Camariñas centro.

Cabo Vilán

Pasando de largo el pueblo, llegaréis a la Praia Lago, sitio perfecto para acampar – si alguien pregunta yo no lo recomendé – o para pasear hasta la Ermida Nosa Señora do Monte. Es un pequeño paseo que merece muchísimo la pena para tener unas vistazas de toda la costa de Muxía y de la propia que estás recorriendo, incluido el faro de Cabo Vilán. Este es el segundo de los faros más bonitos de mi lista mental. Las fotos nunca van a hacer justicia y además vas a parar un montonazo de veces en el camino para hacerle fotos desde todas las perspectivas. Siento mucho la parte de que exista una piscifactoría horrible pegada al faro, los eólicos también se podían marchar.

Vas a ver un camino de tierra que sigue por la costa desde el faro, ¡vete por ahí! Por mucho que te obligue a sacar la sudadera. Sigo pensando que me encantaría pasar unos días por esta zona que viene a continuación en mi descripción, es preciosa. Además, perfecta para hacer deporte y renovar aires.

Aquí vas a encontrar algunas playas pero la que más te recomiendo es la Praia Pedrosa. Praia Balea y Reira son muy bonitas también.

La llegada al Cementerio de los Ingleses nos pone muy contentas: las vistas al Monte Branco al que subiremos luego. Este cementerio es un homenaje, a la vez que un cementerio en sí, a todos esos marineros que murieron en estas costas.

Cementerio de los Ingleses

Pasamos un buen rato encontrando el acceso a Monte Branco y disfrutamos muchísimo de sus dunas y vistas a la Praia do Trece. Monte Branco es una duna de arena blanca en el monte, parece como una continuación de esa arena de la praia que menciono.

Hacemos una pequeña parada en los pueblos de Arou y Camelle. Si no tienes mucho tiempo, dirígete a Laxe directamente.

LAXE

Me gustaría ser capaz de recomendaros más restaurantes por toda esta zona porque hay un marisco exquisito.

Salí encantada con la Praia de Soesto, genial para una barbacoa o un paseo por la playa tranquilo. Me encantan estas playas de ambiente furgonetero, siempre nos quedamos un rato.

Praia de Soesto

Es imposible que paséis por aquí y no os hablen de la playa de los cristales. Supuestamente cuando da la luz directa, supuestamente cuando no sé. Pasé una vez por allí y los cristales estaban cubiertos por algas y no hacía sol, pero no voy a ser yo la que desaconseje la visita.

CABANA DE BERGANTIÑOS

Aquí empieza una retahíla de playas pequeñas acojonantes. Praia de San Pedro, Praia das Vacas y Praia de San Rebordelo. Esta última me parece encantadora, no por sus banquitos listos para aterrizar una empanada; si no por su flotador en el medio de la arena a modo de: si te ahogas aquí, búscate la vida. Playas sin vigilancia, playas preciosas.

Monte Branco

PONTECESO

Avanzando y dejando Ponteceso pueblo a un lado, fíjate en esos hórreos tan propios de nuestra tierra. Sube al mirador de Monte Branco – nada que ver con el Monte Branco del que hablaba antes – para disfrutar de las vistas a la ría de Corme e Laxe. Sigue hasta la Praia de Balarés, una de mis favoritas de Galicia y con el agua más fría que conozco – es buena para la circulación, dicen -. Hay un chiringuito divino y un pinar más económico si te traes las estrellas en la nevera.

Mirador Monte Branco

Corme tiene los famosos percebes do Roncudo, los mejores del mundo. El faro bonito no es. La Praia de Niñóns es preciosa, es una praia-monte en la que acamparía unas cuantas noches.

MALPICA

Dile tú que no a una comida homenaje en Malpica, ¡ja!

Lo que más me gusta son las vistas a las Islas Sisargas e intentar averiguar todo lo que pasa en esos islotes: ¿Alguien vive ahí? ¿Cuántos barcos se han hundido cerca? ¿Te imaginas pasar un temporal de invierno en una cabaña ahí encima?

Hay algunas playas para darse un chapuzón, quizá mi favorita sea la de Seaia. Me gusta mucho visitar el faro de Punta Nariga, el cual es más bonito de lejos que de cerca. O no, tú me dirás.

Nota: mantengan mi tierra limpia o prometo borrar todos estos posts.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *