Cuando solté en casa que me iba a viajar sola por Irán, mi madre dejó de hablarme un mes. Mi padre buscó en google Irán, dando así paso una una larga lista de imágenes de guerra y edificios polvorientos.

Hay miedo y desconfianza por parte de muchísima gente, pero la verdad es que es falta de conocimiento y prejuicios en la mayor parte de los casos; probablemente te estás creyendo todo lo que te cuentan en las noticias. Tengo que reconocer que yo podría haber reaccionado igual años atrás, pero por suerte otros viajeros me encaminaron hacia la realidad de semejante país.

Irán lo haría sola mil y una veces sola, pero porque ya tengo experiencia moviéndome sola por países un tanto más difíciles para las mujeres. Si no has viajado por países patriarcales y predominantemente musulmanes, no te voy a recomentar Irán como la primera aventura de este estilo.

SITUACIÓN DE LA MUJER EN IRÁN

No es fácil de entender, pero desde luego es muy desfavorable respecto a la de los hombres. Haz lo imposible por mantener conversaciones con ellas, es de lo más enriquecedor que te puedes llevar a casa.

Algo muy positivo es que esas mujeres quieren que cambien las cosas: cansadas del hiyab, piden un cambio en la sociedad que puede tardar demasiados años en cambiar por culpa de un gobierno aferrado al pasado y a lo estricto de la ley religiosa.

SEGURIDAD VIAJANDO SOLA

Irán es seguro. No sigo que no tenga alguna zona un poco turbia, pero son muy pocas y coinciden con fronteras o zonas a las que no vas a ir probablemente. Caminaba sola por las calles a todas horas, cogía medios de transporte sin darle importancia a las horas de llegada, hablaba con desconocidos y me metía en sus casas.

Siempre soy honesta con estos temas porque no quiero venderos una fantasía, yo me llevé un cachete de un desconocido en la calle – puede pasarte en la acera de casa – y un par de manos sueltas en otros momentos. Nada alarmante. Cuanto más conservadora es la zona, más ocurren estas cosas. Lo digo porque conocí a unas cuantas viajeras con experiencias similares ¿curioso, eh?

Vestimenta

Totalmente obligatorio que te hagas con un hiyab y no te lo quites en ninguna ocasión. Es muy fácil meter la pata con esto, no quieres verte en un problema con la policía iraní.

Viste modesta, lo que viene a ser cubriendo todas y cada una de las partes de tu cuerpo menos manos, pies y cara – aquí depende de la época del año en la que visites el país – . Consejo importante: que la parte de arriba cubra casi por completo tus caderas, muchos hombres se vuelven l-o-c-o-s al ver un trozo extra de muslo europeo.

HOSPITALIDAD IRANÍ – TODA UNA INSTITUCIÓN

Su gente te va a conquistar y enamorar: nunca había conocido la hospitalidad a estos niveles. Piensa una cosa, los iraníes son los primeros en saber toda la farándula que los rodea sobre peligros, misterios y demás; en cuanto pises su tierra van a estar orgullosos de tenerte, simplemente por el hecho de que has mandado al telediario al carajo. 

Siendo mujer, vas a experimentar esto que nos pasa en muchos lugares, nos van a cuidar muchísimo más que a los hombres. Al ser consideradas más frágiles en estos países, muchas mujeres nos van a tender una mano a la hora de protegernos.

Ahhhh… y es el mejor lugar del mundo para disfrutar de la aplicación couchsurfing y alojarte con familias. Te pido que te dejes llevar, déja que te sirvan té hasta que te salga por las orejas y que te llenen de comida brutal. No es un país para decir no cuando te abran las puertas de sus casas.

¿Y nosotras que viajamos solas? ¿Cómo nos ven?

En Irán hay gente con mentalidad muy abierta, pero también de mentalidad cerrada a saco. Lo que vas a notar viajando son las miradas, tanto de mujeres como de hombres. Piensa que para ellos, que no ven a mucho turista en general, es raro ver a una mujer viajando sola. Miradas sanas, curiosas o algunas algo picaronas. Si te molestan pues te pones en modo caballo y a seguir. 

¿Cómo mantenerte segura?

Siempre aplica, aunque yo te quiera meter en toda casa ajena.

Si viajas sola tienes que ser espabilada, tener los ojos bien abiertos y el sentido común a flor de piel. Hay gente mala en todas partes y, por probabilidad, en algún momento te vas a cruzar a alguna en tus viajes.

Irán tiene unas normas que funcionan a raja tabla y tienes que cumplir con ellas. Siendo mujeres, tenemos que mantener un cuidado extra en todo lo que hacemos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *